Experta de HRW desmiente al chavismo: “Eldric Sella sí es un refugiado”

Acnur
Eldric Sella, boxeador venezolano refugiado / Cortesía

 

 

 

“Decir que el boxeador venezolano Eldric Sella no es refugiado porque puede volver a Venezuela es una tontería; decir eso es ignorar cuáles son los estándares internacionales en materia de refugiados”. Así lo expresa la abogada Tamara Taraciuk, directora para las Américas de Human Rights Watch (HRW), quien indica que la interpretación más amplia surgida a raíz de la Declaración de Cartagena para dar estatus de refugiado a una persona ha ido avanzando en todo el hemisferio. Así lo reseñó Tal Cual.

El boxeador venezolano Eldric Sella, quien participó en los Juegos Olímpicos de Tokio como parte delegación de refugiados y se encontraba antes de la competencia en Trinidad y Tobago, fue notificado por las autoridades de ese país de la necesidad de realizar los trámites pertinentes de visado para poder ingresar de vuelta a la isla, lo que dejó al deportista a la deriva sin saber a dónde dirigirse por su condición de refugiado.

Tamara Taraciuk: En Venezuela hay un contexto de abusos

La abogada explica que la definición de refugiado que tradicionalmente se maneja es la contenida en la Convención de Refugiados de Naciones Unidas, que es más limitada de lo que se piensa actualmente sobre el tema ya que indica que el estatus es para quien tuvo que huir por persecución política o ideológica. Pero sus nociones fueron ampliadas por la Declaración de Cartagena, que aunque no es un tratado obligatorio, sus normativas han sido incorporadas en las legislaciones de muchos países de la región.

“Es una visión mucho más amplia de lo que constituye un refugiado a nivel internacional porque incluye aquellas personas que huyeron de una situación generalizada de violación de DDHH y de un contexto de abusos como el venezolano. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados. (Acnur) lo que hace es hacer una representación más amplia sobre la Declaración de Cartagena, y estas normativas están incorporadas en la legislación de países donde hay muchos venezolanos, como Colombia o Chile y es obligatorio para muchos de los gobiernos de América Latina”, señala.

Lea la nota completa aquí.