Tanqueros rusos apagan su transpondedor para desaparecer del radar en las Azores

Un petrolero ruso entrega petróleo a Noruega. Reuters

 

 

Los cargamentos de petróleo ruso están desapareciendo cada vez más de la vista en el Océano Atlántico a medida que aumentan las sanciones contra las exportaciones de la nación.

Por Julian Lee | Bloomberg

En los últimos 10 días, al menos tres petroleros desaparecieron de los sistemas de seguimiento de embarcaciones cuando se acercaban a las islas Azores, un pequeño grupo de islas a unas 950 millas al oeste de Portugal continental.

Probablemente transfirieron sus envíos a otros barcos. Tales transferencias no ocurrieron allí antes de que Rusia invadiera Ucrania, y mucho menos fuera de la vista del monitoreo satelital.

No está claro por qué los barcos se apagaron; podría ser que algunos compradores quieran concluir sus compras de la manera más privada posible. La Unión Europea instituyó una prohibición a la compra de petróleo ruso que entrará en vigor en diciembre.

Algunos cargamentos rusos también están comenzando a desaparecer de la vista mientras se dirigían a Asia.

Las transferencias de barco a barco son comunes en el mercado del petróleo y los cargamentos rusos se han desviado durante años de la costa de Dinamarca y, más recientemente, del Mediterráneo e incluso de las Azores.

Lo que es menos habitual es que desaparezcan de la vista. Esa es una táctica que a menudo se ha utilizado para flujos sancionados de países como Irán y Venezuela.

Los buques se moverán uno al lado del otro y, normalmente, el petrolero más pequeño descargará su carga en uno más grande. Ese barco más grande luego transportará la carga en una ruta comercial de larga distancia, a menudo a Asia.