Pacientes renales denuncian maltratos de la directiva del Hospital de Paraguaná

Pacientes renales denuncian maltratos de la directiva del Hospital de Paraguaná

 

 

 

 

Luego de que los pacientes renales de la Unidad de Diálisis “Magaly Romero”, ubicada en la Península de Paraguaná, denunciaran que se quedaron sin tratamiento por falta de servicio eléctrico y que la planta del principal hospital de la península no funcionaba, denunciaron este lunes que han sido víctimas amedrentamiento para evitar que denuncien las irregularidades en el servicio de diálisis.

Corresponsalía lapatilla.com

El paciente Johanyer Reyes resaltó que desde el pasado miércoles les pusieron funcionarios del hospital en la entrada de la unidad para revisar a sus familiares y pacientes al entrar y salir del lugar. “Esto es una falta de respeto que nunca habíamos vivido. Es desagradable que uno enfermo tenga que estar sometido a revisiones al entrar y salir de la unidad. Todo porque dijimos la verdad y eso quedó grabado. Es una forma de amedrentar a los pacientes“, dijo.

Denunció además que luego de que el pasado martes 20 de septiembre los pacientes denunciaran ante La Patilla las fallas que presentaba la unidad, fueron llamados a la dirección y acusados de tener una campaña en contra de la actual gestión del Hospital Doctor Rafael Calles Sierra. Asimismo, les advirtieron que no publicaran vídeos ni declararan a la prensa sobre lo que sucede en el centro de salud, porque se trata de ataques contra el régimen de Nicolás Maduro.

Los pacientes explicaron que se no tener respuestas oportunas, se mantendrán en protesta para exigir que las cosas funcionen, porque sus vidas corren peligro de no aplicarse los tratamientos.

Luego de que los vídeos se publicaran, la directiva del hospital ordenó reparar la planta eléctrica que tenía una avería y quedó operativa dos días después de la protesta. “No nos abandonen. Gracias a la denuncia que se hizo, repararon la planta eléctrica. Ahora necesitamos que reparen las máquinas y lleguen los insumos. Seguiremos exigiendo nuestro derecho a la salud”, dijo Reyes.

La unidad, que está en el principal Hospital de Paraguaná, atiende a unos 80 pacientes renales de lunes a sábado. Aunque tiene la ventaja de que funciona en ese centro hospitalario, no está exenta de las necesidades que presentan las unidades de diálisis del resto del país.